LA ILUMINACIÓN | SIEMPRE PROTAGONISTA

La iluminación es clave en cualquier proyecto de interiorismo, gracias al alumbrado de una estancia y la forma en la que se coloquen los distintos tipos de luz, podemos lograr distintas ambientaciones para un mismo espacio.

Hay muchísimas maneras de trabajar un interiorismo a través la luz. Para empezar, debemos tener en cuenta la temperatura de la bombilla que vayamos a emplear. Esta puede ser cálida (más amarillenta) o fría (más blanca). Por otra parte, las intensidades pueden variar entre más fuertes o atenuadas. El foco puede ser directo o indirecto con el uso de difusores, dispersores o canalizadores de la luz, etcétera.

iluminacion-espacios-comerciales

“Una buena planificación de la iluminación te permitirá sacar el máximo rendimiento de un espacio”

Los aspectos con los que podemos jugar son infinitos. Por si eso fuera poco, según la superficie donde queramos colocar nuestra iluminación podemos encontrar distintas opciones: lámparas de mesa, de pie, iluminación de techo, en suspensión, apliques, guirnaldas, …
Otro punto clave es la dirección de la luz, qué es lo que ilumina cada bombilla, lo más común son las lámparas de techo que lo que tienden a iluminar es el suelo, o el plano de trabajo.

luz-cocina-interiorismo-decoracion-iluminacion-lamparas

Cada punto de luz se piensa de forma independiente para lograr una ambientación general singular para el espacio. El objetivo principal es que se adapte a sus funciones y sea práctico y cómodo. Con una iluminación adecuada es posible resaltar aquellos matices que nos convengan para nuestro interiorismo, por ejemplo las texturas de los materiales o incluso incrementar la sensación de amplitud en una habitación pequeña. Por ello según el uso de cada espacio y la función que se le quiera dar, se escogerá una iluminación u otra, aunque como todo, es algo muy personal.